martes, 27 de marzo de 2012


ATRIBUTOS DE LOS ROLES: FEMENINO Y MASCULINO

 OBJETIVO

Experimentar un acercamiento y conocimiento del sexo opuesto.


 TIEMPO:
Duración: 90 Minutos


 TAMAÑO DEL GRUPO:
Ilimitado
Subgrupos con diferente arreglo.


 LUGAR:

Un salón amplio y bien iluminado, acondicionado para que los participantes puedan escribir y dialogar en subgrupos.


MATERIAL:
Sencillo

I. Hojas de papel y lápiz para cada participante.

II. Hojas de rotafolio y marcadores para cada subgrupo.


DESARROLLO


Las actividades enfocadas a los estereotipos de los papeles: femeninos y masculinos, sostenidos por un grupo de participantes, pueden ser útiles para aumentar el conocimiento personal y para analizar los prejuicios que existen para ambos sexos. A continuación se da una lista de ejercicios que pueden aplicarse para el crecimiento personal y en el diseño del entrenamiento de líderes. También pueden manejarse en diversas situaciones de un grupo.

I. El instructor debe relatar la actividad, con anterioridad a que el grupo realice el ejercicio o a los objetivos del grupo. Voluntariamente deben ser fuertes. El instructor enfatiza en que el ejercicio debe centrarse en el estereotipo de los roles de cada sexo y no a los sentimientos que se tienen sobre cada uno de los sexos. Se debe proporcionar el tiempo necesario para desarrollar el ejercicio.

II. Se instruye a los participantes para que escriban tres adjetivos que, desde su punto de vista, sean característicos de las personas del sexo opuesto.

III. Luego los participantes deben escribir tres adjetivos que sean menos característicos del sexo opuesto.

IV. El instructor escribe los adjetivos en orden alfabético en cuatro Hojas de rotafolio. (La característica femenina más típica, la característica femenina menos típica, etc.)

V. Se forman subgrupos del mismo sexo y se les pide llegar a un consenso de cinco adjetivos principales de cada lista, las cuales se muestran a todos y el instructor dirige una discusión sobre las igualdades y las diferencias.

VI. El instructor puede introducir variaciones de acuerdo al funcionamiento del grupo, como: reuniendo a los participantes de acuerdo a su sexo para que realicen el consenso y luego reunir un grupo de sexo femenino con uno masculino para el momento de la discusión; o bien solicitar a los participantes que anoten tres adjetivos que sean característicos y tres que sean menos característicos de sus padres.

VII. Posteriormente el instructor forma dos grupos uno de mujeres y el otro de hombre. Entonces el instructor pide a cada grupo que discuta brevemente cómo son las conductas típicas del sexo opuesto, por ejemplo: como caminan, se sientan, fuman, beben, etc.

VII. Los participantes actúan en forma no verbal, durante un período de cinco minutos, las conductas y comportamientos que perciben del sexo opuesto. Las reacciones se pueden discutir en subgrupos de ambos sexos o con todo el grupo.

VIII. El instructor guía una fantasía en la cuál, los participantes se imaginan que ellos han asumido el papel del sexo opuesto. En la fantasía el instructor da claves para que sean conscientes del cuerpo, actividades, expectativas sociales, trabajo, conductas de su nuevo sexo, etc. Los participantes comparten su fantasía en parejas, en pequeños grupos o con todo el grupo.

IX. De revistas o periódicos, el instructor reúne fotografías (de doce a veinte) de objetos animados e inanimados y los presenta uno por uno a los participantes, éstos en forma individual etiquetan sexualmente cada fotografía (ya sea “masculino” o “femenino”) anota su clasificación en forma privada sin discutirlo con los demás. Después de haber pasado todas las fotos, el instructor hace una clasificación de cada una de ellas y lleva a cabo una discusión.

X. En ésta actividad, el instructor separa a los hombres de las mujeres formando varios subgrupos y les pide que respondan a dos preguntas con un dibujo o un collage: ¿Cómo vemos a nuestro propio sexo? y ¿Cómo creemos que nos ve el otro sexo?. Representantes de cada grupo presentan y
explican los dibujos. Después de esto, el instructor conduce una discusión general.

XI. El instructor forma dos círculos uno de hombres y el otro de mujeres. Una mujer se reúne por pocos minutos en el círculo de hombres, simultáneamente un hombre hace lo mismo. El participante que está en el círculo del sexo opuesto experimenta sin hacer comentarios en forma verbal las posturas, la falta de apertura, etc. Después del ejercicio los participantes discuten sus reservas y sentimientos por ser “el único”.

XII. El instructor guía un proceso para que el grupo analice, como se puede aplicar lo aprendido en su vida.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tu comentario sobre esta Dinamica o Juego