lunes, 19 de septiembre de 2011


OBJETIVOS:

l. Ilustrar la relación entre autoconcepto y creatividad.

ll. Hacer que los participantes pueden experimentar los mismos sentimientos que los niños de escuela cuando se les ordena ser creativos.

lll. Animar a los participantes a enfocarse en cómo se sienten sobre su propio poder de creatividad y hacerlos ver que los demás tienen sentimientos similares.


TAMAÑO DEL GRUPO:

De quince a veinte participantes. Se pueden dirigir dos grupos simultáneamente o bien uno de ellos puede actuar como observador.


TIEMPO REQUERIDO:

Quince minutos.


MATERIAL:

l. Un lápiz o pluma, un papel en blanco de unos 22 cm. X 28 cm. y dos tarjetas para archivo de 7.5 cm. X 12.5 cm. para cada participante.

ll. Pizarrón y gises o rotafolio y marcadores.


LUGAR:

Un salón de clases o un cuarto de conferencias con sillas fácilmente movibles.


DESARROLLO:

I. Se pide a los participantes que se sienten en los escritorios formando un círculo o que se sienten alrededor de una mesa grande. El instructor anuncia que el grupo está en una actividad experimental de creatividad. (El instructor no establece los objetivos al iniciar el ejercicio debido que estas expectativas pueden inhibir el auto descubrimiento del grupo).

II. El instructor distribuye el papel, el lápiz y las tarjetas de archivo y les
pide que dibujen una línea a unos 5 cm. a la derecha del lado angosto del papel, como se muestra abajo:








El espacio de la izquierda es para notas marginales. El grande a la derecha es para la “creación” de la persona.


III. El instructor les dice que tienen diez minutos para que sean creativos. Puede comentar que los maestros a menudo les piden a sus alumnos que sean creativos en una composición, en algo artístico, poesía u otras cosas.

IV. Antes de que empiecen con lo señalado, el instructor le pide a cada persona que escriba en el lado izquierdo del papel un adjetivo que describa cómo se siente respecto a la actividad.

V. Los participantes empiezan el ejercicio. Se permite cualquier cosa: escribir, doblar el papel, dibujar, etc.

VI. Después de unos minutos (cinco) de esta tarea creativa, el instructor les pide que escriban otro adjetivo que describa sus sentimientos actuales. Cuando cada persona termina, se le dan instrucciones para que escriba un tercer adjetivo describiendo sus sentimientos.

VII. Cuando los participantes han terminado sus creaciones y sus adjetivos, el instructor les pide que califiquen sus propias creaciones en una escala de diez minutos (diez es el más alto), pongan su calificación en la tarjeta y se la pasen a él en forma anónima.

VIII. El instructor le pide al grupo que circulen sus creaciones, de acuerdo a las manecillas del reloj, hasta que regrese la suya. Todos ven la creación de los demás. Al mismo tiempo, el instructor calcula la calificación promedio.

IX. El instructor le pide al grupo que escriban en la otra tarjeta lo que estimen como calificación promedio de la capacidad creativa del grupo (diez es lo más alto). Se recogen las tarjetas y se calcula un nuevo promedio.

X. El grupo discute las causas que dieron las dos calificaciones y qué representa el promedio. Después de alguna discusión, el instructor escribe las calificaciones reales en el pizarrón o en el rotafolio.




XI. Invariablemente el significado de los juicios propios será menos que el significado de otros juicios. El instructor continúa la discusión, enfocada en varios puntos:

a) La relación entre el autoconcepto y la creatividad.

b) Los puntos de vista personales del potencial creativo.

c) Los maestros como jueces de la creatividad.

d) Los sentimientos / ansiedad del participante producidos por la petición de la creatividad.

e) La demanda cultural y los juicios de ser creativo.


VARIACIONES:

I. Para añadir otra dimensión, el instructor puede actuar como juez y calcular el marcador promedio de cada creación. El instructor debe decirles a los participantes al principio de la sesión que él será el “juez”.

II. El instructor puede preparar una pequeña plática sobre la teoría referente al autoconcepto y la creatividad, para ser usada en el paso X.

III. Una sesión de entrenamiento secuencial lógica debe enfocarse en fomentar la creatividad y el autoconcepto en la gente.

lv. Esta actividad puede usarse en varias situaciones a diferentes niveles de edad, donde el autoconcepto personal, los sentimientos y otros juicios pueden afectar el potencial creativo y la satisfacción del trabajo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tu comentario sobre esta Dinamica o Juego