sábado, 16 de abril de 2011


OBJETIVO:

I. Ver los efectos de la desconfianza en la integración de los equipos de trabajo.

II. Analizar los efectos de la comunicación no verbal.

III. Animar y energetizar a un grupo fatigado.


TAMAÑO DEL GRUPO:

Ilimitado.


TIEMPO REQUERIDO:

Cuarenta y cinco minutos.


MATERIAL:

Ninguno


LUGAR:

Un lugar lo suficientemente grande para que los participantes puedan moverse sin obstáculos.
DESARROLLO:

I. El instructor selecciona a varios participantes y les indica antes de empezar el ejercicio, y sin que nadie se de cuenta, que ellos van a ser los “asesinos” (la proporción de “asesinos” es de 1 por cada 10 participantes aproximadamente). Y les explica que cuando ellos le guiñen o cierren el ojo a cualquier persona, éstos quedarán muertos; lo deben hacer con mucho disimulo para evitar que los otros participantes los identifiquen. Los “asesinos” se deben conocer entre ellos para no matarse mutuamente.

II. Ya con todos los participantes, el instructor explica que están amenazados por unos asesinos que no saben quienes son; explica cuál es la señal que hacen los asesinos para matar a sus víctimas y que todos los presentes deben estar atentos para encontrar a los asesinos, porque no se sabe cuántos son.

III. El instructor indica a los participantes que aquéllas personas a quienes un asesino les guiñe el ojo, deben contar mentalmente hasta cinco (para dar tiempo a que el asesino no esté en frente) y luego pegar un grito y caer muerto. Todos deben caminar rápido, conversar con todos sin hacer grupos ni pararse y estar muy atentos.

IV. El instructor pide a dos o tres personas, que hagan las veces de ambulancia, y cuando un participante caiga muerto, lo recojan simulando la sirena de una ambulancia. El instructor pide a otro voluntario que haga el papel de juez. 

Los participantes tienen el deber de denunciar con el juez a quien crean que es un asesino. cuando un participante denuncia a alguna persona, el juez se hace presente y el acusador presenta sus cargos, justificando su acusación. El acusado deberá decir la verdad si es o no un asesino. En caso de que efectivamente lo sea, el juez lo llevará a la cárcel, en caso de que no, se va a la cárcel el que lo denunció por denuncia falsa.

V. El ejercicio termina cuando todos
los asesinos han sido descubiertos, o cuando los asesinos hayan aniquilado al resto de las personas.

VI. Durante todo el ejercicio el instructor debe presionar a las personas para que descubran a los asesinos e informar de las bajas y números de presos.

VII.El instructor dirige una discusión sobre las conductas y actitudes mostradas en el ejercicio.

1 comentarios:

  1. Gracias por esta actividad, la aplicare pronto.

    ResponderEliminar

Puedes dejar tu comentario sobre esta Dinamica o Juego